sábado, 31 de enero de 2009

Viva Graná!



Según aparece hoy en la edición digital del periódico Ideal, la Sala Planta Baja no podrá abrir como sala de conciertos, al menos por ahora, aunque si podrá hacerlo como bar de copas. La suspensión decretada a principios de año por la Concejalía de Medioambiente sigue vigente, después de que los técnicos municipales comprobaran que no han sido reparadas todas las deficiencias, según afirma el diario local.

Por supuesto que es necesario hacer cumplir una normativa elaborada para nuestra seguridad.
Sin embargo, no es la primera vez que esta sala tiene dificultades para poder desarrollar su labor cultural. Resulta que, en una ciudad que presume de ser un referente cultural en Andalucía, o así la van vendiendo por ahí, no se apoya (por ejemplo ofrecer los medios para subsanar las posibles deficiencias) una iniciativa como la de esta sala que, durante más de veinte años, ha formado parte de la escena musical de Granada; de la cultura que está en la calle y de la que tod@s podemos disfrutar.

Lo que brilla en Granada son todos esos festivales, premios internacionales y demás que, sin desmerecer el interés que tienen como eventos artísticos, no siempre conectan con el público de a pie.
Parece mentira que desde las cabezas pensantes (supuestamente), que dicen dedicarse a promover el desarrollo económico y social, desprecien y desperdicien el potencial que tiene Granada con respecto a la música (recuérdese el caso del Espárrago Rock)
Pero claro, para mentes "tan modernas", eso no será ni música ni cultura ni ná.

No sería difícil crear un tejido productivo en torno a actividades musicales, que generase empleo y contribuyera a una oferta de ocio variada, si se contara con el apoyo y promoción por parte de las instituciones, o al menos no con su oposición. Pero para ello es necesario saber ver la oportunidad donde algunos sólo ven problemas.

Es indudable que el Planta ha contribuido a desarrollar y a afianzar el circuito musical de Granada, proponiendo cada semana una agenda de calidad, llena de música en directo, teatro, dj´s, etc.
Esperemos que reciban el apoyo necesario para que puedan seguir su actividad habitual, eso sí que sería apostar por la cultura.

1 comentario:

Carmen dijo...

Ya ves!

Nombramos al alcalde de Granada "The president of republic banana"

El tio cierra las salas de conciertos que nos traen buena música en directo y pone botellódromos públicos!!!!

Eso es el FOMENTO DE LA CÚLTURA señores!! con dos cojones!!